Archivo para julio, 2010

Video Registro sobre la muestra.

Posted in Sin categoría on 19 julio 2010 by casaescopica

Texto Muestra

Posted in Sin categoría on 19 julio 2010 by casaescopica

Más allá de la duda, el asombro o la experiencia límite, la metafísica siempre es producto de algún tipo de indisposición: la sensación de que algo no se encuentra en su lugar. Pero no solo la filosofía ha tratado siempre de disolver el hiato que separa lo que se ve de lo que se intuye: la religión y la ciencia constituyen otros dos sistemas que se suman al intento de sortear contradicciones. Dicho en otras palabras, construir sentidos. De allí entonces, el desfile de teorías, rituales, hipótesis, métodos. A su manera, el arte se las ingenia para alcanzar la misma amalgama. La naturaleza del discurso de la experiencia sensible disuelve a golpe de vista lo que intenta el lenguaje mediante la sucesión, el encadenamiento de enunciados.

Los trabajos de Jimena Salvatierra y Federico Taboada pueden leerse a partir de lo anterior, es decir, como intentos de suturar la distancia que media entre dos esferas: la sensible y la construida por la intuición.

Taboada no dice que nuestra condición primaria sea una huerta florida, flores en cascada, una eterna primavera, como si el Giuseppe Archimboldo nos hubiera diseccionado. Flores por dentro solo tienen quienes contemplamos con mariposas en el estómago, por decirlo en tono de abuela. Como si no fuera posible separar percepción de sentimiento. No es esa la verdadera naturaleza que nos define –y el pliegue kitsch de su propuesta está allí para enfatizar la ironía- pero si la forma con que accedemos al Otro cuando hemos sido captados por la potencia de su singularidad. En ese sentido, parece plantear el artista, las diferencias siempre son ilusorias cuando logramos sortear las contradicciones.

Por su parte, los hombres fotografiados por Jimena Salvatierra sostienen objetos que cifran, de acuerdo a su parecer, aquello que los distingue, que los construye como verdaderos sujetos. Por detrás de ellos, como telón de fondo, la representación espacial de lo que soportan. Bien separado, entonces, los hechos de las imágenes. Una mínima gestualidad los aleja del plano de la pura esencia, una emoción mínima, que da cuenta de que algo ha pasado o algo ha de pasar. Después de todo, parece declarar pese al silencio que sostiene sus trabajos, lo inmutable no parece ser la condición que los defina.

Si se supone que intervenir un espejo -sea cual fuera la naturaleza de la intervención- es modificar la fidelidad de la imagen, no deja de ser una toma de posición el hecho, decidir trabajar solamente sobre el marco. La vista se desplaza entonces desde la superficie vítrea hacia la frontera que separa realidad de apariencia; dicho de otro modo: sin tocar el espejo, se anula su función. Puede detectarse cierta resonancia con esos marcos dorados muy gruesos que rodean copias de pinturas célebres en salas de espera, por ejemplo,  como si se intentara realzar aún más lo que no necesita que se destaque. Curiosamente, lo único verdadero allí es el marco y el sentimiento que impulsa.
La única realidad, parece decirnos Nilda Rosenberg, son las apariencias. Y esto es así, precisamente porque la atención del observador se detiene en el relato, el texto, el tejido que las rodea y les otorga su sentido y no, vaya paradoja, sobre la imagen que devuelve el espejo.

Para Casa Escópica. Luis Sagasti. Julio 2010.

Sobre la muestra de Fede-Jimena-y Nilda.

Posted in Sin categoría on 19 julio 2010 by casaescopica

Intervención + Perfomance . de

Obras de Fede Taboada.

Jimena Salvatierra- Lambda Color

Jimena Salvatierra - Lambda Color

Intervención Textil .